Cursos de conducción práctico ‘Ford, Conduce tu Vida’ en Santiago de Compostela

El objetivo es aprender a afrontar y corregir las principales situaciones de riesgo
‘Ford, Conduce tu Vida’ es un programa gratis y práctico de formación en Seguridad Vial y habilidades prácticas de conducción dirigido a jóvenes ¿Dónde? Santiago de Compostela ¿Cuándo?  4 y 9 de mayo 


Los cursos prácticos y gratis de ‘Ford, Conduce tu Vida’ llegan por primera vez a Galicia, en su VI edición. 
De la mano del Ayuntamiento de Santiago de Compostela, se celebran en la explanada de Salgueiriños, calle de Melide s/n, en turnos de mañana y tarde desde el 4 al 9 mayo.

Hay 700 plazas disponibles para los jóvenes de la región, que tendrán la oportunidad de practicar técnicas de conducción segura, como la frenada de emergencia, o aprender a recuperar el control de un vehículo que derrapa, todo ello dentro de un entorno seguro y acompañados en todo momento por un monitor profesional de conducción.
Las inscripciones: AQUÍ
Eso sí, tienes que tener entre 18 y 24 años de edad en el momento de realizar el curso y contar con un permiso de conducción válido en España.

Las plazas se completan por orden de solicitud y son limitadas.
Si un grupo se completa, los interesados pueden inscribirse en la lista de espera del mismo (a la que la organización de ‘Ford, Conduce tu Vida’ recurrirá en caso de que queden plazas vacantes antes de la celebración de los cursos) o en otro de los cursos disponibles.

El objetivo es que los participantes puedan aprender a afrontar y corregir las principales situaciones de riesgo que son, además, las que mayor número de accidentes provocan entre los conductores de esta franja de edad.
Se invita a todos los participantes a contar como ha sido su experiencia y a hablarnos de Seguridad Vial a través de Twitter e Instagram (#FordConduce y #FordDSFL).
Entre todas las publicaciones, el ganador recibirá como premio una tablet. 

Comentarios

Gustavo Menjivar ha dicho que…
Cada conductor adquiere obligaciones y responsabilidades al transitar por las calles y es respetar las leyes de tráfico y seguridad vial, ya que estas están elaboradas para evitar accidentes que son causados por negligencia del usuario.
Según los datos de la DGT en el 2017 hubo 1,200 fallecidos, por diferentes causas, entre las cuales están las distracciones, la velocidad inadecuada y el cansancio o sueño, el alcohol y las drogas. Para minimizar estas cifras, es importante que se eduque y preparen a los ciudadanos que serán futuros conductores, que tomen conciencia que, al tomar el volante, no solamente tienen la vida de ellos en sus manos, sino que de las personas que transporte y de cualquier transeúnte que se cruce por su camino.
La iniciativa que toma Ford, impartiendo un programa gratis y práctico de formación en Seguridad Vial y habilidades prácticas de conducción, es una de las formas en que se puede ayudar para minimizar las situaciones de riesgo. Pero más que impartir programas es de que se concientice y se eduque a todos los conductores sobre el peligro que tienen al optar por infringir las leyes de tránsito, que en la mayoría de los casos siempre terminan en accidente. Esta educación tiene que empezar en los hogares de cada uno, a las generaciones que aún no conducen, a no solo respetar las leyes de tránsito, sino que las leyes a nivel general, formar una sociedad en la que no haya tratos especiales sin importar el estatus social que tenga la persona.
Es importante que las empresas ya no solo se preocupen por generar ingresos, sino por ayudar a construir una sociedad llena de valores, que se preocupen por el bienestar de sus colaboradores y del medio ambiente, una sociedad menos egoísta. Las empresas hoy en día deben de apostar más por tener responsabilidad social corporativa, que es la forma en como las empresas expresan su compromiso de contribuir al desarrollo económico y a la vez mejorar la calidad de vida de los colaboradores y familias, de la comunidad que los rodea y de la sociedad, ya que maximizar el “NOSOTROS”, maximiza el “YO”.
Gustavo Menjívar

Entradas populares