La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) refleja una nueva dimensión de la empresa preocupada en su sostenibilidad y no tanto en el corto plazo. Una triple visión -económica, social y medioambiental- que prima el desarrollo sostenible.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Konica Minolta potencia su RSC y se une a la EICC


El EICC, "Electronic Industry Citizenship Coalition" (coalición de la industria electrónica para la ciudadanía), está formada por 90 compañías del sector de la electrónica, líderes en el mundo, que trabajan para mejorar la eficiencia y la responsabilidad social, ética y ambiental en la cadena de suministro global.
Los miembros del EICC deben adoptar su Código de Conducta, en el que se detallan los principios operativos para sus sedes y proveedores.

El EICC proporciona también una serie de herramientas para evaluar las operaciones y determinar su conformidad con el código, así como herramientas para crear nuevas capacidades relacionadas con el código, para su aplicación en las instalaciones de sus miembros y con sus proveedores.

El objetivo de Konica Minolta es convertirse en una empresa sólida, capaz de tener un crecimiento fuerte, y digna de la confianza de la sociedad.
En este sentido, y dado que a nivel mundial cada vez se demanda más la contratación socialmente responsable, Konica Minolta valora la oportunidad de colaborar con empresas líderes a nivel mundial en la industria, y mejorar la calidad de su RSE a través de una mejor gestión y comunicación con sus grupos de interés globales, de acuerdo con el Código de Conducta del EICC.

Konica Minolta considera a sus proveedores de materias primas y componentes, así como a sus partners como "socios esenciales en sus actividades de negocio."
Motivo por el cual, el Grupo Konica Minolta se esfuerza por construir alianzas sólidas con estos socios comerciales, sobre una base de transacciones justas y transparentes, en las que se establecen relaciones win - win, con el compromiso común de proporcionar productos superiores y servicios a sus clientes en todo el mundo.

Reconociendo que es esencial promover la RSE, no sólo dentro de sus propias operaciones sino también a través de su cadena de suministro, Konica Minolta exige a sus socios que respeten los derechos humanos, normativas laborales y el medio ambiente en sus operaciones comerciales, y los anima a integrar la estrategia de RSC dentro de su sistema de gestión.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hay que dar visión a todas las estrategias empresariales de RSC, pero sobre todo, hay que demandar un sistema y una sociedad con actitud y madurez a la hora de ser responsable con el empresario y de exigir esa responsabilidad a aquel, siempre hemos defendido la voluntariedad de las empresas a la hora de integrar políticas sociales y medioambientales en sus actividades. Consideramos que hay que fomentar y apoyar este tipo de iniciativas, pero siempre desde la voluntad del propio empresario; el hecho de crear una empresa ya supone una contribución a la sociedad, creando empleo y generando riqueza.

Hoy desde la empresa somos conscientes que la transparencia en la prestación de servicios y comercialización de productos, el buen clima laboral y la buena relación con los proveedores son en sí mismos consecuencia de la asunción de valores alineados con la responsabilidad social corporativa. Nuestra experiencia nos dice que está comprobado que de otro modo fracasarían los proyectos empresariales. Es evidente que una empresa que incorpora la Responsabilidad Social a sus estrategias y políticas, emprende un proceso que le llevará a ser más sostenible y desde allí a ser más competitiva.
Lamentablemente, la crisis está incidiendo negativamente en el desarrollo de la RSE. Una de cada tres empresas españolas ha dejado de realizar actividades en materia de RSE y otras han ralentizado su desarrollo. Como era previsible, se han recortado presupuestos en todas las áreas y, por tanto, han disminuido las acciones sociales.
Somos conscientes de que hay actuaciones que son difícilmente gestionables por un autónomo, micro pyme o pyme, centrada más en su propia viabilidad y desarrollo, y sin posibilidad de dotar de recursos para iniciativas de RSE. Por ello, es muy importante saber encontrar el valor añadido que la integración de políticas de este tipo les puede reportar, así, la única diferencia para integrar la RSE en la gestión de cualquier empresa es delimitar cuál es su esfera de influencia y qué decisiones y actividades puede controlar, así como saber cuáles son las necesidades de su entorno más cercano.

Todos los empresarios podemos asumir la tarea de cambiar nuestros pequeños mundos para transformar el gran mundo, porque un poco de cada uno es más poderoso que mucho poder de alguno...

Oscar Aragón Blasco