La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) refleja una nueva dimensión de la empresa preocupada en su sostenibilidad y no tanto en el corto plazo. Una triple visión -económica, social y medioambiental- que prima el desarrollo sostenible.

lunes, 14 de octubre de 2013

Fundación ONCE, Cáritas, Cruz Roja y Fundación Secretariado Gitano siguen creando empleo con la ayuda de la UE


El Programa Operativo de Lucha contra la Discriminación (PO) gestionado en España por cinco operadores públicos y cuatro privados (Fundación ONCE, Fundación Secretariado Gitano, Cáritas y Cruz Roja) es un instrumento cofinanciado por el Fondo Social Europeo que contribuye al crecimiento económico y a la cohesión social en España.
Gracias a la acción de estos operadores y en estrecha cooperación con el ministerio de Empleo y Seguridad Social del Gobierno de España, se contribuyó a crear en nuestro país cerca de 100.000 puestos de trabajo entre los años 2006 y 2011 para personas en riesgo de exclusión social.

Esta es la principal conclusión del estudio ‘El empleo de las personas vulnerables: una inversión social rentable’, que es un balance del impacto del PO entre los años 2006 y 2011, realizado por los cuatros operadores privados anteriormente citados en colaboración con el ministerio de Empleo y Seguridad Social, con la cofinanciación del Fondo Social Europeo y que ha sido presentado esta tarde en la sede del Consejo Económico y Social Europeo en Bruselas.

El documento también concluye que el PO ha sido un elemento importante para la consolidación del Estado de bienestar y un instrumento eficaz para la inclusión sociolaboral al haber creado entre 2006 y 2011 un total de 19.673 contratos anuales a tiempo completo (5.167 directos y 14.673 indirectos). Además, ha contribuido a reducir el déficit público en 23 millones de euros, gracias a una subida media de 39 millones de euros en los ingresos públicos.

Que el PO es un factor de dinamización de la economía española es otra de las conclusiones del estudio como lo demuestra el que por cada euro invertido, se incrementa la producción en 1,38 euros. Ello supone un ahorro medio de 9 millones de euros por sustitución de prestaciones no contributivas por puestos de trabajo directos.

Además, por cada euro invertido en el PO se recuperan 91 céntimos por medio de retornos fiscales de diversa naturaleza, de los que 59 céntimos corresponden a la cuantía procedente de la Unión Europea, 8 céntimos a la contribución de las Administraciones Públicas españolas y 25 céntimos, de las aportaciones realizadas por las entidades participantes, lo que a su vez implica una tasa de retorno del gasto nacional (medida por la ratio de ingresos públicos totales, sobre la financiación nacional) de 2,55 euros por euro nacional invertido (público y privado).

László Andor en la presentación 
László Andor, comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión ha sido el encargado de presentar este estudio junto con Gregorio Rodríguez Cabrero, catedrático de Sociología de la Universidad de Alcalá; Adriana Sukova- Tosheva, directora del FSE para España: Lieve Fransen, directora general de Políticas Sociales de Europa 2020, y Miguel Ángel Cabra de Luna, en calidad de miembro del Consejo Económico y Social Europeo.
Andor ha recordado que la Unión Europea redistribuye un 1 por ciento del PIB europeo, una cifra con la que se desea garantizar que este instrumento social sea fuerte y eficaz: “Ahora más que nunca, en el contexto de crisis actual, el FSE tiene el papel de garantizar que los ciudadanos no sufran la crisis en mayor medida”. Para el comisario, “el FSE puede responder a nuevos retos sociales para ayudar a los colectivos en riesgo de exclusión a integrarse en el mercado de trabajo”. A su juicio el estudio hoy presentado ayudará a mejorar una estrategia a medio y largo plazo y ha confiado en que “la experiencia española sirva al resto de los países miembro para que el mercado de trabajo sea más accesible”.
Por su parte, Cabra de Luna ha subrayado que el Programa Operativo de Lucha contra la Discriminación “muestra el rostro humano de la Unión Europea, que toma aún más importancia cuando se trata de personas que pertenecen a los colectivos en riesgo de exclusión”. Y ha hecho un llamamiento a la continuidad de estos programas al recordar un proverbio chino según el cual “un viaje debe empezar por un primer paso y el del Programa Operativo empezó en el año 2000. No lo abandonemos ahora”.

Adriana Sukova ha recordado que nos encontramos en un periodo de debate de cara a la programación del próximo periodo 2014-2020 “en el que la palabra clave es ‘inclusión inteligente’ dentro de la Estrategia Europa 2020, cuyo objetivo es reducir la pobreza de veinte millones de personas”.

Inclusión sociolaboral
El PO ha tenido un impacto positivo en inclusión sociolaboral. El número de empleos logrados entre 2008 y 2011 creció un 18%. Dicho de otra manera, en torno al 45% de las acciones de intermediación han derivado en el logro de un empleo.
La creación de empleo se ha traducido en puestos de trabajo temporales en su gran mayoría (en torno al 85-90%), si bien han aumentado los contratos con duración superior a un año, que en la actualidad superan el 20%. El refuerzo del itinerario personalizado así como de las prácticas en las acciones formativas son dos retos de futuro para el fortalecimiento del PO, subraya el estudio.
Para las entidades gestoras del PO la innovación ha sido una premisa relevante que ha permitido al mismo tiempo difundir sus mejores prácticas. Desde el punto de vista del impacto, las entidades operadoras han consolidado la colaboración entre ellas constituyendo una red estable para las acciones de formación, diseño metodológico, difusión del programa y sensibilización de la sociedad civil.

El Futuro del PO
Los resultados de la evaluación del estudio justifican la continuidad del PO, pero la crisis económica y su repercusión exigen redefinir los objetivos y los métodos de intervención para dar respuesta a procesos de exclusión sociolaboral que se van a extender en el periodo de programación 2014-2020.

El estudio defiende que el PO tiene futuro y puede contribuir al desarrollo de los objetivos de la política de Cohesión Social para el próximo periodo 2014-2020 haciendo efectivas, la Estrategia Española de Discapacidad 2012-2020, la Estrategia para la inclusión social de la población gitana en España 2012-2020 y los diferentes planes de integración de las personas inmigrantes, y en situación de pobreza y exclusión social.
El próximo 23 de octubre, este estudio será presentado en Madrid por Miguel Angel García Martín, director general del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la RSE de las Empresas.

Sobre el Programa Operativo 
Está dirigido a promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, a luchar contra la discriminación en el acceso al empleo, a la educación y a la formación de las personas más vulnerables, como son las personas con discapacidad, los inmigrantes y la población gitana.

No hay comentarios: