La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) refleja una nueva dimensión de la empresa preocupada en su sostenibilidad y no tanto en el corto plazo. Una triple visión -económica, social y medioambiental- que prima el desarrollo sostenible.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Claros y oscuros


Muchas cosas han pasado en nuestra tierra desde los fastos de 2008. Mucho dinero se ha despilfarrado. Muchos puestos de trabajo se han evaporado. Muchas empresas han desaparecido. Pero la sincera negociación entre sindicatos y dirección de General Motors consiguió garantizar su producción en nuestro país y con ello salvaguardar la mayoría de sus empleos.
Tenemos un porcentaje (estructural) de desempleo juvenil y de mayores de 45 años intolerable. Pero un tejido de emprendedores socialmente responsables que apuesta por la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Empresarios en ciernes que hacen suyas las banderas de la internacionalización y la tecnología.
Tenemos una plataforma logística referencia internacional pero ensombrecida por sospechas de fraudes y trampas. Tenemos vacíos en Zaragoza el pabellón puente y la torre del agua y en Huesca, su aeropuerto. Pero en Teruel, Dinópolis registra 80.000 visitantes solo este verano.
La espada de Damocles pende sobre los débiles. Las personas en riesgo de exclusión aumentan. Cada vez hay menos maestros, médicos y asistentes sociales.  Pero se multiplican los ciudadanos solidarios, voluntarios y donantes. Y los medios de comunicación libres que indagan, observan y denuncian. Y son altavoces del cambio.
Tenemos un Real Zaragoza herido de muerte tras un concurso de acreedores y que deambula por Segunda División. Pero un CAI Zaragoza renacido y un Voleibol Teruel campeón. Y también tenemos a Teresa Perales.

No hay comentarios: