La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) refleja una nueva dimensión de la empresa preocupada en su sostenibilidad y no tanto en el corto plazo. Una triple visión -económica, social y medioambiental- que prima el desarrollo sostenible.

viernes, 3 de junio de 2011

“Valorando económicamente la RSC”

Leo en Diario Responsable que la inversión socialmente responsable aporta valor a las empresas y a los fondos que lo aplican. Así lo han puesto de manifiesto representantes del Fondo Noruego de Pensiones y de la consultora suiza SAM en una jornada organizada por la Cátedra Telefónica de la Uned. Bajo el título “Valorando económicamente la RSC” intervinieron este miércoles Rodrigo Amandi, director de índices de SAM, y Pablo Valverde, del Comité de Ético de la entidad escandinava, que afirmaron que la gestión de la inversión con criterios sociales, medioambientales y de gobierno corporativo es una forma de entender tanto los riesgos como la oportunidades de las empresas.
Según Valverde las inversiones realizadas por el principal fondo noruego tienen la “obligación ética de tener unos buenos rendimientos financieros, pero no pueden contribuir a lo que es éticamente inaceptable”. Para la gestión de este fondo se tienen en cuenta las recomendaciones de exclusión u observancia que emite el Comité Ético, que se soportan en las directrices de exclusión fijadas como son la no inversión en la industria del tabaco, ni en empresas que violan los derechos humanos y ni en la industria armamentística. Así, dicho comité tiene contratado dos consultoras que mensualmente elevan un informe sobre lo que se dice de las 8.900 empresas, en las que esta invertido el 60% de su capital, en los foros y redes sociales que proliferan en Internet. Así como se atiende “chivatazos” e informes de ONG y ciudadanos.
Por su parte, Amandi, que explicó que los índices que elaboran se basan en el análisis de los que mejor lo hacen de cada sector económico o best in class, afirmó que existe una creación de valor a largo y medio plazo, y por lo tanto de sostenibilidad de la propia empresa en dicho espectro de tiempo. De acuerdo a los rendimientos del patrimonio gestionado de su gestora, así como de las empresas que conforman sus índices, son los asuntos relacionados con los recursos humanos y la retención del talento los intangibles que más aportan valor a las empresas por encima del medio ambiente.
Marta de la Cuesta, directora de la Cátedra Telefónica de la Uned, afirmó que si existe una buena relación con los grupos de interés las empresas pueden anticiparse a los riesgos y aprovechar oportunidades.

No hay comentarios: